Budapest, Hungría

Mapa de rutas y sitios de interés de Budapest

Lo que tienes que ver en Budapest

1. El Parlamento
2. Bastión de los Pescadores
3. Basílica de San Esteban
4. Río Danubio e Isla Margarita
5. Castillo Buda
6. Balneario Széchenyi

Bandera de Hungría y escudo de Budapest

Información Útil

Población

Budapest: ~1,8 millones

Área metropolitana: ~3,3 millones

Poblaciones cercanas

Vác (45 km.)

Székesfehérvár (64 km.)

Szolnok (120 km.)

Szeged (174 km.)

Bratislava, Eslovaquia (200 km.)

Debrecen (231 km.)

Viena, Austria (243 km.)

Zagreb, Croacia (343 km.)

Transporte

La compañía BKK gestiona el sistema de transporte público de Budapest y publica una práctica guía de transporte, que incluye todas las líneas y tipos de transporte.

El Aeropuerto Internacional de Budapest se encuentra en las afueras de la ciudad y está conectado directamente con Budapest mediante la línea de bus 100E.

El medio más utilizado es el autobús.  Sus más de 200 líneas llegan prácticamente a cualquier punto de la ciudad, a diferencia del metro y el tranvía, que suelen ser más rápidos pero no llegan a las partes altas de la ciudad.

Ruta 1. La Colina del Castillo y el Bastión de los Pescadores

Dependiendo de tu energía y ganas de caminar, puedes empezar esta ruta desde la Ciudadela (ruta larga), o desde la Colina del Castillo (ruta corta). La Ciudadela está situada al oeste del río Danubio, en lo alto del Distrito de Buda. Desde ahí seguirás hacia la Colina del Castillo, con el imponente Castillo Buda de protagonista. Aunque el castillo original fue construido en el siglo XIII, el complejo arquitectónico actual data del siglo XVIII y alberga la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest, en donde podrás conocer la historia de ésta significativa colina. 

Para la última parte de esta ruta te dirigirás al norte, pasando la Estatua de la Guerra de la Independencia (de 1848 contra Austria), donde se encuentran la Iglesia de Matías y el conocido Bastión de los Pescadores.

Cuenta la leyenda que San Esteban fundó la Iglesia de Matías original en el siglo XI, aunque la iglesia actual data del siglo XIV y tiene restauraciones del siglo XIX. La iglesia ha atestiguado varias celebraciones reales, incluyendo la coronación de los dos últimos reyes húngaros –Francisco José I y Carlos IV– y varias bodas reales.

A un lado de la iglesia se erigió el conocido como Bastión de los Pescadores a finales del siglo XIX. Éste gran mirador cuenta con siete torres que conmemoran las siete tribus húngaras que se asentaron en la cuenca de los Cárpatos en el año 895 d.C.

Ruta 2. Por la Av. Andrássy a la Ópera Nacional y la Basílica de San Esteban

Comenzarás en la Plaza de los Héroes, situada al extremo de la famosa Avenida Andrássy, y entre los museos de Bellas Artes y Kunsthalle. La plaza celebra los mil años de la llegada de las tribus húngaras a los Cárpatos y fue construida con la expansión de la Av. Andrássy y la primera línea de metro de la Europa continental (la tercera del mundo después de Londres y Nueva York).

La Av. Andrássy y su arquitectura monumental, con edificios emblemáticos como la Ópera Nacional y el Palacio Drechslerte trasladará a los tiempos del auge del Imperio Austro-húngaro. Por otro lado, la Casa del Terror, también en la avenida, es una visita que te expone el pasado comunista de la ciudad.

Situada cerca de ahí, la neoclásica Basílica de San Esteban, cuya hermosa fachada mira hacia el Danubio, recibió su nombre en honor al rey Esteban, el primer rey de Hungría.

1 / 2

Please reload

Budapest

Hogar del tercer parlamento más grande de Europa, la segunda sinagoga más grande (ruta 4) y el mayor complejo de aguas termales del mundo, Budapest es para muchos una de las ciudades más únicas e innovadoras del viejo continente. Su acelerado crecimiento urbano contrasta con su abanico de culturas antiguas, estilos arquitectónicos y picante mezcla gastronómica. Desde que Buda y Pest –al oeste y al este del Danubio respectivamente– se unificaron para formar la capital de Hungría en 1873, Budapest se ha situado en la vanguardia europea.

Gracias a su impresionante sistema de aguas termales, Budapest se enorgullece hace mucho de su cultura de balnearios que prosperó desde la ocupación turca en los siglos XVI y XVII. De los ocho balnearios construidos entonces, dos situados en Buda siguen funcionando en su estado original: Rudas y Király. Entre los balnearios más populares con los turistas se encuentran Gellért, Lukács y Széchenyi, el último siendo centenario y el balneario más grande de Europa (ruta 5). Széchenyi es conocido además por las "Szecska" –fiestas de piscina con DJ durante el verano–. Cualquier turista puede apreciar esta gran tradición termal y beneficiarse de las muchas ventajas que tiene para la salud.

Patrimonio de la Humanidad desde el año 2002, la Avenida Andrássy se sitúa en el salón de la fama de las grandes avenidas europeas junto con la parisina Champs Elysées y la Ringstrasse vienesa. Desde su construcción en el siglo XIX por algunos de los mejores arquitectos de la época, la avenida se convirtió en la sede de grandes edificios neo-renacentistas como la Ópera Nacional de Hungría y el Palacio Drechsler (ruta 2). 

Muy cerca del final de la Avenida Andrássy verás la Plaza Vorosmarty. Allí encontrarás cafeterías llenas de encanto y deliciosos pasteles, así como una emocionante diversidad de restaurantes modernos y tradicionales como el centenario Café Gerbeaud, donde podrás comer creativos postres y pasteles húngaros. Por la noche, bares y clubs como el Akvárium y el G3 Gödör con música en vivo y grandes espacios culturales iluminan la zona y le dan un toque musical a tu día.

¿Quieres un final perfecto para tu día de paseo por la ciudad? Las vistas del atardecer desde el mirador del Bastión de los Pescadores (ruta 1) te dejarán boquiabierto. Entre los centelleantes reflejos del río Danubio, apreciarás el inmenso Parlamento de Hungría situado en medio del Puente de las Cadenas y el otrora espacio real de cacería, la Isla Margarita (ruta 3).

Gracias a la amalgama gastronómica magiar, en Budapest, reponer fuerzas es un placer. El toque picante de un rico goulash (estofado húngaro) o una halászlé (sopa picante de pescado) hará bailar a tus papilas gustativas. Estos platos típicos se suelen servir también con spätzle, tierna pasta casera hecha de harina y huevo. Todavía mejor, acompaña estos platos con un tokaji, un reputado vino producido en el nordeste de Hungría con un exquisito toque dulce, cuyo origen se remonta al siglo XVII. Prueba todo esto en un restaurante tradicional como el Hungarikum Bisztro, muy cerca del Parlamento, y regocíjate en los sabores de la vieja Europa.

Enlaces Útiles

Síguenos:

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon

Contacto:  easytripit@outlook.com

 

Copyright © 2019 easytripit.  Todos los derechos reservados.